Guía Financiera para tus veintitantos

Estas ideas son clave para evitar que  ahogues tus finanzas, que empieces los 30 con deudas o problemas económicos. “¡Si lo hubiera sabido antes!” 

Es una de las frases que la mayoría de la gente con edad ya avanzada usa respecto a sus finanzas personales.
 Vaya que tiene razón: a muchos no se les ocurrió cuando eran veinteañeros que el ahorro era algo que se debía empezar temprano o que hay muchos errores financieros de juventud que te salen caro el tiempo es oro.  El dinero que ahorres ahora y después inviertas te permitirá pavimentar tu futuro en el mediano y largo plazo. 


1. Nunca va a ser más fácil ahorrar que ahora. Deja los pretextos y empieza a hacerlo de manera constante desde tus primeros salarios o mejor aún: cuando aún vives con tus padres, tienes becas. Recuerda que tus gastos son tan flexibles como quieras.
Ahorrar no significa que te prives de todo, sino que aprendas a priorizar y así puedas dejar de gastar en lo que no te importa tanto para destinar más dinero a lo que sí.

2. Empieza tu vida financiera por ahorrar e invertir. El crédito es mejor que venga después de que ya tengas una cuenta de ahorro o un fondo de inversión. Si no, toda la vida vas a estar viviendo por arriba de tus posibilidades.

3. Empieza un proyecto personal pague o no. Parte de encontrar el trabajo o negocio de tus sueños es probar. Tu hobbie puede convertirse en eso si le dedicas suficiente tiempo.No necesitas esperar a que algo venga en la descripción de un puesto para empezar a hacerlo. Un proyecto personal te ayuda a ejercitar habilidades, demuestra iniciativa. Sí, es posible que tengas que trabajar horas después de la escuela o del trabajo o los fines de semana, pero el pago a largo plazo es muy bueno.

4.¡Cuidado con la renta!. Irte a vivir solo. Tampoco necesitas un palacio para tu primera casa. Gastar menos de 30% de tus ingresos en renta (un rango adecuado) tiene varias ventajas: tienes suficiente dinero para gastar en el resto de las cosas (ejemplo: salir, viajar) y la diferencia respecto a los ir pagarías de crédito hipotecario lo puedes ahorrar para otras inversiones o el enganche cuando ya quieras comprar.

5. La mayoría de las cosas que comprarás para apantallar a los otros les darán igual o se les olvidarán dentro de poco. A tus estados de cuenta no tanto.

6. Aprende a pagar al máximo tus cuentas. Pagar siempre casi todo lo que consumas en cada corte con tu tarjeta. Pagar solo el mínimo hace que las deudas crezcan muchísimo por los intereses y te tardes en pagar.

7. Cuida tu historial crediticio. Retrasarte en el pago del celular o la tarjeta por unos días no parece importante hasta que vas a pedir un crédito hipotecario y no te lo dan por esos pequeños retrasos.

8. La Salud primero. Y busca cómo protegerla, después de los 20 muchas cambian y la salud no es excepción. Checa si tienes seguro de gastos médicos mayores en tu trabajo y cómo funciona, inscribirte de forma voluntaria al IMSS, o contrata un seguro privado. 

9. Empieza dos fondos: Primero, el de los placeres (para viajesconciertos, etc.) Gastar en lo memorable se vale, pero ¡hay que ahorrarle!);  y segundo, el de emergencias, que puede salvarte de muchas broncas, evitar que tus planes se vengan abajo por imprevistos.

10. Aprende de educación financiera. Te dará un margen de maniobra increíble y sale más barato que andar reparando tus errores financieros de juventud en la próxima década.

11.Contribuciones a un plan de retiro. Cuando estás en tus 20s, te parece que no tiene mucho sentido ahorrar dinero para cuando cumplas 60. Sin embargo, hay diversos incentivos para hacerlo, especialmente si eres emprendedor o autoempleado, ya que no contarás con una Afore. 



Que esperas el momento es ahora




Ideas principales tomadas de: Pequeño Cerdo Capitalista
Share on Google Plus

Autor Luis Felipe Salas

Su Misión es proporcionar información y herramientas de desarrollo personal y profesional a las personas para ser tan abundantes como cada quien se lo proponga.

0 comentarios :

Publicar un comentario