¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir? Esta es la propuesta..




Realmente, respecto al trabajo, puedes optar por dos estilos de vida totalmente contrapuestos. Puedes ser un adicto al trabajo que vive nada más que para TRABAJAR. O tal vez prefieras ser, como le llamo yo, un adicto al tiempo libre, que trabaja para VIVIR. 

Para tener una vida financieramente saludable, lo mejor es generar más ingresos de lo que se gasta, y generarlos de una forma continua, y a ser posible, escalable.

 La gente que suele trabajar por un salario es la que más apuros económicos tiene. Mientras más ganan, más necesitan. Ahí donde advierta que hay gente que trabaja por un salario, ahí encontrará gente que se queda con mucho mes al final de su sueldo. Es el problema de siempre: El dinero no alcanza.


 Recuerde algo: el sueldo es un factor de infelicidad. El sueldo no hace feliz a nadie. A lo mucho le podrá poner contento un tiempo, pero luego le muestra su lado más oscuro. Y es que el 99.9% de los empleados se muestran insatisfechos con lo que ganan. Ellos suelen decir algo así: “Para lo que hago deberían pagarme más”.

 Si ese es su caso, si usted trabaja para otro y constantemente tiene que batallar contra los apuros financieros, deténgase un momento y reflexione: ¿Por qué son otros los que tienen que decirle cuánto ganar y qué hacer para ganar ese dinero? ¿Por qué no se educa financieramente? ¿A caso no merece vivir una vida donde el dinero no sea problema? ¿Por qué no trabajar para usted mismo? ¿Por qué no comprueba que dedicándose a proyectos propios puede ganar lo que usted desee?

 Nadie dice que las cosas son fáciles. Puede ser que la necesidad se imponga y actualmente usted se vea obligado a ofrecer su tiempo, su esfuerzo y sus ideas para el proyecto de otro, pero haga un plan para su libertad. Mientras trabaja para otro piense en liberarse. Piense en volar solo. Trace un plan y libérese. Los cambios no tienen que ser radicales; pueden ser graduales, pero deben empezarse. No se duerma, no se conforme con un sueldo. Usted da para más, usted puede vivir en abundancia y no en la tristeza financiera de ajustar su estilo de vida a un sueldo.

 Recuerde siempre lo que decía el gran Aristótele, uno de los grandes millonarios del siglo pasado: “Trabajo por mi cuenta porque nunca me ha gustado que otros me digan cuánto debo ganar. Me gusta ser libre, y gano lo que quiero para vivir la vida que quiero”. Recuerde esas palabras y sepa que usted puede. La libertad tiene un precio y debe pagarse. Seguramente le parecerá difícil y tendrá temor, pero usted puede. No lo olvide: Usted es más que un sueldo. Todo es cuestión de decisión.

 Hay quienes tienen la información, pero les falta la acción. Gente con títulos profesionales, pero sin libertad financiera. Gente con grados académicos, pero con analfabetismo financiero. Otros tienen la aptitud, pero no LA ACTITUD. El hombre sabe todo sobre historia y otros temas, pero no sabe hacer dinero. Este es el reto: saber y tener. Ser culto y ser rico. Educado y próspero. Con títulos y con dinero. Lo uno no tiene porque excluir a lo otro. No deje que el exceso de información le paralice. Recuerde: mucho análisis trae parálisis. 


Saca Hoy tu #yofinanciero :)







Share on Google Plus

Autor Luis Felipe Salas

Su Misión es proporcionar información y herramientas de desarrollo personal y profesional a las personas para ser tan abundantes como cada quien se lo proponga.

0 comentarios :

Publicar un comentario